LA SALUD MENTAL A MÁS DE UN AÑO Y MEDIO DE LA PANDEMIA DE COVID-19

La salud mental a más de un año y medio de la pandemia de COVID-19

Tanto en México como en el mundo, la salud mental fue uno de los temas que salió a relucir tras el confinamiento y el cambio abrupto de la vida por la pandemia de COVID-19.

Desafortunadamente las tasas de suicidio aumentaron tanto en adolescentes como en la población de adultos mayores.
El insomnio creció a niveles estratosféricos.
Muchos vieron cambios en su peso debido no solamente a la reducción en la actividad física, aumentó el comer emocional, comer sin sentir hambre y en muchas ocasiones de forma compulsiva sin poder frenar la ingesta.
Aparecieron delirios de infestación y miedo a contagiarse de COVID-19 que llevó a mucha gente a mantenerse en completo confinamiento, de los cuales algunos aún se mantienen en ese estado y otros más están apenas animándose a salir.
Se desató un cuadro delirante posterior a padecer COVID-19 asociado a falta de gusto y olfato en algunas personas.
Hubo mucho estrés tras la pérdida del empleo y el pasar de los meses sin conseguir algo formal en qué ocuparse.
El consumo de sustancias y el incremento de la violencia en el hogar rompió con los esquemas establecidos por una sociedad callada, al grado que fueron temas de gobierno y material de programas para erradicar la agresión intrafamiliar.

Un gran ejemplo de la importancia de la salud mental ocurrió en las Olimpiadas Tokio 2020.
La gimnasta Simone Biles, “supuesta heredera del gran protagonismo olímpico que dejaron las actuaciones de Usain Bolt y Michael Phelps”, prefirió optar por su salud mental en lugar de forzarse a ganar la máxima cantidad de medallas de oro como demanda de los deseos de los demás.

Poco a poco la conciencia de lo que nos pasa como personas en nuestro cerebro y mente, empujada por la necesidad de aliviar nuestro sufrimiento interno, ha logrado que rompamos tabúes y prejuicios en torno a la salud mental, pasando de “es para locos” a “por fin he encontrado un espacio para sentirme bien”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog at WordPress.com.