LA ENFERMEDAD DEL PARKINSON Y SUS CUIDADOS ANTE EL COVID-19

La enfermedad del parkinson y sus cuidados antes el covid-19

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo y progresivo en la cual se disminuye un neurotransmisor llamado dopamina, por lo que se altera el control de los movimientos de los músculos del cuerpo.

La edad es el principal factor de riesgo para padecerla, también el ser hombre, ya que en esta población es más frecuente su presencia en comparación con las mujeres. La causa de la enfermedad de Parkinson es desconocida. Aunque también hay Parkinson secundario a diversas situaciones médicas y trastornos hereditarios degenerativos.

Hay 4 síntomas esenciales:

  • Temblor
  • Rigidez
  • Alteraciones en la postura y la marcha
  • Bradicinesia (lentitud de movimientos)

Alrededor de 10 a 20% los pacientes que reciben el diagnóstico de enfermedad de Parkinson en verdad no la padecen. El diagnóstico generalmente es clínico y la mayoría de las veces no se necesitan estudios adicionales.

El tratamiento puede ser no farmacológico (terapia de lenguaje y ejercicio) o farmacológico (principalmente a base de un medicamento llamado levodopa). La terapia va a variar dependiendo del tiempo de evolución de la enfermedad (tratamiento inicial, tratamiento tardío).

A la enfermedad de Parkinson se le ha definido como un síndrome neuropsiquiátrico, ya que estos pacientes, además de los problemas musculares, pueden presentar en frecuencia los siguientes síntomas:

Depresión (43%)

Insomnio (36%)

Alteraciones en la memoria, ataques de pánico y psicosis (32%)

Apatía (31%)

Ansiedad (30%)

Inatención (28%)

Es muy importante el trabajo conjunto entre el neurólogo y el psiquiatra de enlace, para tratar interdisciplinariamente este padecimiento y mejorar la calidad de vida tanto del paciente como de los familiares encargados de él.

Las personas que padecen la enfermedad de Parkinson, ante la pandemia por COVID-19, deben seguir las medidas sanitarias aplicables a la población en general:

  • Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con la concavidad que forma la cara interna del brazo al flexionarlo por el codo (estornudo de etiqueta).
  • Mantenerse al menos a un metro de distancia de otras personas, particularmente aquellas que tosan, estornuden y tengan fiebre.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Ir al médico en caso de fiebre, tos y dificultad para respirar, haciendo mención de si ha estado en contacto con personas diagnosticadas de COVID-19 o en lugares donde haya un número elevado de contagiados (viaje a Estados Unidos, Europa, etc.)
  • Permanecer en casa si empieza a sentirse mal hasta que se recupere, aunque se trate de síntomas leves como dolor de cabeza y escurrimiento nasal leve.
  • Acatar la medida de NO salir de casa.
[WD_FB id=»1″]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog at WordPress.com.