LAS CONDUCTAS AUTOLESIVAS CON FINES NO SUICIDAS

Las Conductas Autolesivas Con Fines No Suicidas

No todas las autolesiones tienen un fin de terminar con la propia vida y lograr la muerte.

Las conductas autolesivas con fines no suicidas pueden ser las siguientes:

-Cortarse en la piel, generalmente brazos, antebrazos, muslos, etc. 

-Quemarse con cigarros, encendedores, con agua hirviendo, velas, etc.

-Golpear la pared con la cabeza, los puños, los pies, etc. 

-Arrancarse algunos anexos de la piel, por ejemplo, cabello, pestañas, cejas, barba, uñas, pellejos, etc. 

-Introducirse objetos, como agujas, jeringas, espinas de pescado, etc. 

-Quebrarse huesos o lastimarse haciendo ejercicio de manera intensa e ininterrumpida. 

-Hacerse moretones, mediante golpes en diferentes partes del cuerpo. 

Muchas veces, la finalidad de las conductas anteriores es restablecer un equilibrio interno, sentirse mejor, mejorar la angustia, alcanzar la relajación, sentirse bien, descargar las emociones, “como si fueran una medicina”, evitar la desrealización y la despersonalización, mantener la cordura, etc.

La motivación NO es morir, más bien es beneficiarse para restablecer un equilibrio que les permita acceder a una vida con mejores sensaciones, sobre todo mentales, que son excesivamente resistentes a alguna otra forma de obtener bienestar. El dolor corporal es mínimo en comparación con el dolor mental, es más, el dolor mental opaca el dolor físico, por eso esas autolesiones son tan reconfortantes. 

Es muy importante acudir con un psiquiatra para valorar las conductas autolesivas, hacer un diagnóstico de los trastornos psiquiátricos presentes, tratarlos y ayudar a la persona a estar mejor y lidiar adecuadamente con sus emociones para evitar el daño físico y obtener el bienestar mental de modos más adecuados. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog at WordPress.com.