¿SERÁ LO MISMO HIDRATARSE CON AGUA Y CON TÉ?

¿Será lo mismo hidratarse con agua y con té?

Una de las principales recomendaciones en la educación alimentaria es, sin duda, la incorporación de agua a la dieta.  En la consulta se escucha mucho la frase, “no me gusta el agua sola”, o “no tomo mucha agua, pero sí, té, ¿eso cuenta?” Por eso es interesante preguntarse ¿será lo mismo hidratarnos con agua natural que con o infusiones?

Veamos: Una infusión es aquella bebida obtenida a partir de hierbas secas o frutos deshidratados a las cuales se les vierte agua caliente a punto de hervir pero sin llegar a este.

De esta forma obtenemos una bebida con el olor, sabor y algunos nutrientes (como antioxidantes en el caso del), de la sustancia elegida solubilizada en agua. De manera más específica, los antioxidantes presentes en el, en concreto en el verde , se les llama taninos y estos compuestos tienen un efecto protector del daño oxidativo durante el proceso digestivo de lípidos, hidratos de carbono y proteínas dentro del tracto gastrointestinal.

Esta función antioxidante también actúa de forma preventiva en el desarrollo de enfermedades relacionadas con procesos oxidativos como enfermedades cardiovasculares, enfermedades neurodegenerativas y cáncer.

Es importante decir que dichos beneficios se observan siempre y cuando no se abuse de estas sustancias y tampoco se tomen bebidas con una concentración exagerada, ya que también pueden tener un efecto antinutriente y actuar como secuestradores de minerales como calcio y zinc. La dosis perfecta son dos tazas con una bolsita de té o el equivalente a dos gramos de té infusionado.

Las infusiones y tés tienen un efecto diurético principalmente, es decir que evitan la retención de líquidos y favorecen la pérdida de agua a través de la orina, esta  agua arrastra también minerales y electrolitos indispensables para el adecuado funcionamiento del cuerpo como sodio, potasio, magnesio entre otros.

Entonces, podemos decir que si buscas mejorar tu hidratación o incluso recuperar el líquido perdido después de una rutina de actividad física, los tés e infusiones no son la opción más adecuada. Pero si buscas obtener una dosis de antioxidantes y además disfrutar de una bebida ancestral, una buena taza de té es una opción.

[WD_FB id=»1″]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *